¿Cuál es mi dirección IP?

0.0.0.0

iPv6: Not detected

Conection protected

Todos los dispositivos conectados a Internet tienen una dirección IP. Durante años el estándar fue una cadena de 32 bits de cuatro grupos de cifras separadas por un punto (por ejemplo: 123.132.12.123) El problema de IPv4 es que sólo hay unas 4.300 millones de combinaciones numéricas posibles. Aunque parece una cifra enorme, con todos los dispositivos conectados a Internet de hoy en día, no falta mucho para que se acaben las direcciones IP disponibles.

Aquí es donde entra en juego IPv6. En lugar de usar cuatro grupos de cifras, IPv6 utiliza 8 grupos hexadecimales separados por comas (por ejemplo: 2001:0db8:85a3:0000:0000:8a2e:0370:7334). Hay más de 420 trillones de direcciones IPv6 potenciales.

Tener una dirección IPv6 tiene algunas ventajas técnicas, pero, en la práctica, una persona corriente no notará ninguna diferencia entre estar conectado con una IPv4 o una IPv6.

  1. Todos los dispositivos conectados a Internet tienen una dirección IP.
  2. La dirección IP la asigna la IANA (autoridad de números asignados de Internet) y está basada en la ubicación del dispositivo, no en el dispositivo en sí.
  3. Una dirección IP puede revelar la ubicación aproximada (ciudad, estado), el proveedor ISP, así como el navegador, sistema operativo y dispositivo que utilizas, el tamaño de tu pantalla y mucho más.
  4. Tu ISP sabe la ubicación real asociada con la dirección IP. Los ISP suelen mantener estos datos en privado, pero entregarán la información si reciben una orden judicial.
  5. Los publicistas de Internet pueden usar tu dirección IP para monitorizar tu actividad online y mostrarte publicidad personalizada en función de las webs que visitas o los artículos que lees.

Con toda la información que los publicistas, las agencias de gobiernos y tu ISP pueden ver sobre ti a partir de tu dirección IP, no es de extrañar que tantas personas quieran ocultar su dirección IP. Una forma de anonimizar tu IP es ir a una cafetería y conectarte con su WiFi. Sin embargo, esto no sólo es increíblemente incómodo sino que también hará que seas una presa fácil para los hackers, quienes suelen estar esperando a que la gente se conecte a redes wifi no seguras.

Hay una solución mucho más sencilla: Una VPN.

La VPN redirigirá tu conexión a Internet y te conectará con un servidor remoto. Seguirás teniendo una dirección IP, pero no estará vinculada a tu ubicación real ni a tu ISP. Esto se conoce como "conexión protegida" porque tu identidad real está protegida (oculta) de cualquiera que intente recopialr datos tuyos.

  • VPNS
  • Closest Server
  • Servers locations (country)

Comparte & apóyanos

Apoya a WizCase: Ayúdanos a garantizar un asesoramiento honesto e imparcial compartiendo nuestra web para apoyar nuestra causa.